Una determinación fuera de lo común

sacrificioANTONIO CARLOS: “Cada día del Ayuno de Daniel me fijo que hay cambios en mi interior, nunca me había empeñado, dedicado y puesto toda mi fuerza en este propósito como ahora. Veo que los valores espirituales son inmensamente preciosos. Estoy determinado que voy a recibir la Plenitud del Espíritu Santo”

¿Qué quiere decir la constatación de Antonio Carlos?

Tal y como afirmé antes: no existen sacrificios que no resulten en beneficios y fue, justamente, tras su empeño, dedicación y la puesta en marcha de toda su fuerza en la realización del Ayuno cuando él empezó a ver los cambios en su interior.

Es como si sus ojos físicos (informaciones seculares…) se cerraran para que los ojos espirituales (comunión con Dios…) se abrieran y que reconozcas y admitas la falta que te hacía el Espíritu Santo.

A partir del momento en que abres la puerta para esta dimensión espiritual, adquieres una determinación fuera de lo común, siendo que tu gran objetivo pasa a ser, única y exclusivamente, ser inundado con la Plenitud, que es el Bautismo con el Espíritu Santo.

¡Dios es contigo y yo también!
Ojf

Deixe o seu comentário

Ou preencha o formulário abaixo.


O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *