Prueba final

abraaoisaque-1

“sí, aquel que reciba las Promesas…”

Aquel que recibe y cree en las Promesas de Dios, puede contar con que será aprobado. Porque la condición para que las Promesas se cumplan en tu vida es que sacrifiques. Abraham ya había recibido el cumplimiento de la Promesa de ser padre, pero Dios no le había Prometido ser padre sólo de un hijo, ¡sino de Naciones! Quien quiere más, debe saber que más probado será. Y la prueba final es mayor que todas las demás.

“ofreció a su unigénito…”

La Prueba hecha a Abraham fue para que relevara su lealtad, dependencia y obediencia, probando, pues, que era capaz de convertirse en el padre de la Fe, de una gran nación, por la cuál bendeciría a todas las familias de la faz de la tierra, porque a través de él vendría el Mesías, el Salvador – el Señor Jesús. Eso era algo que iba mucho más allá de lo que podía imaginar o soñar. Para eso, ofreció a su unigénito, a semejanza de lo que Dios vino a hacer (en actitud a través del Señor Jesús que Se ofreció en Sacrificio por nosotros).

“porque consideró…”

En todo Abraham consideró a Dios, o sea, él probó. No con palabras, pensamientos, no hubo sentimientos o emoción asociadas. Tal como un atleta, que se entrega al entrenamiento porque quiere ganar el premio, tal como un estudiante que se entrega a los estudios para formarse, tal como un trabajador se entrega a su responsabilidad para al final del mes recibir su sueldo, tal como los padres que ese entregan a criar y a educar a sus hijos para formar ciudadanos de bien, así son los de la Fe – consciente: se entregan a la Fe sacrificial, porque quieren recibir “el premio mayor”, el Bautismo con el Espíritu Santo, la garantía de nuestra Salvación y la garantías de que todas las cosas serán agregadas a nuestras vidas.

“que Dios era Poderoso para incluso, de entre los muertos, resucitarlo.”

Abraham sabía que todo provenía y pertenecía a Dios (siendo que incluso hasta Dios hizo Su Prueba), por eso creyó en la resurrección de Isaac cuando, hasta entonces, nada similar había ocurrió en la historia de la humanidad.

Antiguo:

“Por mí mismo he jurado, declara el Señor, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único,”

(Génesis 22.16-18)

Nuevo:

“Porque la promesa a Abraham o a su descendencia de que él sería heredero del mundo, no fue hecha por medio de la ley, sino por medio de la justicia de la fe.”

(Romanos 4.13)

Deixe o seu comentário

Ou preencha o formulário abaixo.


O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *