La piel humana se broncea en segundos

Sociedad |

La piel humana detecta la luz mediante un mecanismo similar al utilizado por la retina, en un período muy corto de tiempo.
La primera respuesta de nuestro cuerpo a la exposición al sol y a la radiación UVA podría ser defensiva.
Los investigadores de este estudio creen que, con sus resultados, habría que revisar los actuales protectores solares.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Brown, en Estados Unidos, ha descubierto un camino mucho más rápido hacia el bronceado de la piel frente al ya conocido de la exposición al sol durante varios días, en el que los rayos ultravioleta broncean solo después de haber dañado el ADN de las celulas de la piel, según apuntan en un estudio publicado en la revista Current Biology.

Es probable que los resultados de la investigación proporcionen una protección rápida contra los rayos UV, señalan los científicos, y podrían afectar al diseño de los protectores solares en el futuro.

“Nuestro trabajo demuestra que un receptor de UV permite a las células de la piel detectar y responder de inmediato a la luz UV”, explica Elena Oancea de la Universidad de Brown, en Estados Unidos, “hemos observado que la piel humana detecta la luz mediante un mecanismo similar al utilizado por la retina, en un período muy corto de tiempo”.

Esta respuesta inmediata se produce en cuestión de segundos, en respuesta a la luz UVA. La luz UVA representa alrededor del 95% de la radiación ultravioleta en la superficie de la Tierra mientras que UVB hace que el otro 5%. Los científicos sabían que los rayos UVA causan daño oxidativo en las células y conducen a un pigmento oscuro en cuestión de minutos, pero la cuestión era cómo.

El equipo de Oancea encontró que la exposición de células de la piel humana productoras de pigmento a los rayos UVA conduce a la síntesis temprana de la melanina en un proceso que implica la liberación de calcio; también observaron que la respuesta de la piel depende de la rodopsina, un ingrediente sensible a la luz que también se encuentran en la retina del ojo.

“Nuestros hallazgos muestran que tanto los ojos como la piel (los dos únicos órganos constantemente expuestos a la radiación solar) utilizan mecanismos moleculares similares para descifrar la luz”, afirma Oancea. Los estudios muestran que la producción de melanina se puede medir en las células de la piel humana tras una hora de exposición a los rayos UV. Esta información es clave porque la melanina no sólo oscurece la piel, también la protege al absorber radiación ultravioleta.

“Nuestra hipótesis es que la producción de melanina anticipada que sólo se activa por la activación de la rodopsina proporciona una primera línea de defensa contra la luz ultravioleta”, dice Oancea, “si esto es así, esta vía y su capacidad de protección deben ser tomadas en consideración en el diseño y uso de protectores solares de amplio espectro”.

 

Deixe o seu comentário

Ou preencha o formulário abaixo.


O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *